Iglesia Adventista del Séptimo Día de Garland

La Fe de Jesús - Lección 18

Home > Recursos > La Fe de Jesús >
La Fe de Jesús - Lección 18
.

La Fe de Jesús Lección 18
Lo que la Biblia Enseña Acerca del Plan de Dios para el Sostén de la Iglesia

 

Todo pertenece a Dios

1.    ¿A quién pertenece el universo? (Salmo 24:1)
1 De Jehová es la tierra y su plenitud;(A)      El mundo, y los que en él habitan.

 

2.    ¿Qué enormes riquezas posee Dios? (Hageo 2:8)
8 Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.

 

3.    ¿Gracias a quién obtenemos nuestros bienes? (Deuteronomio 8:17,18)
17 y digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza. 18 Sino acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juró a tus padres, como en este día.

 

La Parte de Dios

4.    ¿Qué proporción de nuestros ingresos pertenece a Dios? (Levítico 27:30-32)
30 Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová. 31 Y si alguno quisiere rescatar algo del diezmo, añadirá la quinta parte de su precio por ello. 32 Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová.

 

5.    ¿De cuánto tenemos que dar el diezmo? (Génesis 28:20-22)
20 E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, 21 y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. 22 Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

 

6.    ¿Para qué se emplea el diezmo? (1 Corintios 9: 13,14)
13 ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan? 14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

 

7.    ¿Qué maravillosa bendición promete Dios? (Malaquías 3:10)
10 Traed todos los diezmos al alfolí(A) y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

 

¿Qué debo hacer?

8.    Ser un fiel administrador de los bienes de Dios (Mateo 25:14-30)
14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.     15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.     16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.     17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos.     18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.     19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.     20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.     21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.     22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.     23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.     24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;     25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.     26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí.     27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.     28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.     29 Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.(A)     30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes

 

9.    Ser socio de Dios (Génesis 28:10-22)
10 Salió, pues, Jacob de Beerseba, y fue a Harán.     11 Y llegó a un cierto lugar, y durmió allí, porque ya el sol se había puesto; y tomó de las piedras de aquel paraje y puso a su cabecera, y se acostó en aquel lugar.     12 Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella.(A)     13 Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia.(B)     14 Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente.(C)     15 He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.     16 Y despertó Jacob de su sueño, y dijo: Ciertamente Jehová está en este lugar, y yo no lo sabía.     17 Y tuvo miedo, y dijo: !!Cuán terrible es este lugar! No es otra cosa que casa de Dios, y puerta del cielo.     18 Y se levantó Jacob de mañana, y tomó la piedra que había puesto de cabecera, y la alzó por señal, y derramó aceite encima de ella.     19 Y llamó el nombre de aquel lugar Bet-el,[a] aunque Luz[b] era el nombre de la ciudad primero.     20 E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir,     21 y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios.     22 Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

 

10. Dar con alegría (2 Corintios 9: 6-7)
6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. 7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

 

Mi resolución

Quiero ser socio de Dios. Prometo dar con alegría lo que pertenece a Dios.

 

 

Acepto           ____________________

 

Calificación  ____________________

 

Instructor      ____________________